Aún no es tarde para los propósitos de año nuevo (2016)

Una vez pasados los exceso de comida, compras y familia de las fiestas navideñas toca empezar el año con los tradicionales y buenos propósitos, algunos tan típicos y ancestrales como: no sólo apuntarse al gimnasio sino ir al gimnasio, sí sí que apuntarse y pagar… lo hacemos todos pero eso de levantarte del sofá para ir a sudar la gota gorda y prepararte para el verano… no está tan claro. Otro propósito justo y necesario que acompaña al anterior es ponerse a dieta. Éste no necesariamente es de año nuevo, sino que se puede trasladar a cada lunes del año o mejor dicho al lunes siguiente a la Navidad, Carnavales, fiesta del pueblo y cualquier otro evento que se celebre comiendo, que en Galicia es siempre.

Propósitos de año nuevo

Normalmente empiezo con los propósitos de año nuevo el 7 de enero, día de vuelta a la realidad para la gran mayoría, pero como este año para mí es un poco “raro” porque sigo de baja de maternidad, he pasado un poco de todo y es ahora cuando me intento poner las pilas con los de este año.

A estas alturas paso de ponerme a dieta y decir que voy a ir al gimnasio, a quien pretendo engañar!!! Eso si tal… cuando vuelva al trabajo y… ya veré si me apetece.

Este año, y como gran novedad, he incorporado a mi lista de buenas intenciones una que me va a costar “dolor y lágrimas”. Sí, sí, así como os lo cuento, pensaréis que soy una exagerada pero… no.  Porque es algo que realmente me va a costar un mundo pero bueno. Este año quiero levantarme antes, no penséis que me voy a levantar a las 5 de la mañana, eso ni de broma, pero bueno para alguien como yo que me suelo levantar sobre las 11 de la mañana me quiero levantar a las ocho, alguno estaréis pensando que a esa hora os levantáis todos los días, si ya losé, pero yo no. Hubo un tiempo en que me levantaba a las siete menos cuarto para ir a trabajar, pero a la buena vida nos acostumbramos todos.

Propósitos Mr Wonderfull

Otro de mis propósitos para 2016 es retomar el blog. Desde que nació Emma (nuestra pequeña monstruita) publiqué muy pocos posts y me quiero poner al día, volver a coger el ritmo. La verdad es algo que me gusta, así que intentaré publicar como mínimo 2 veces a la semana.

Este año intentaré dejarme de amargar la existencia con chorradas y preocuparme de lo realmente importante. Desde que me convertí en madre veo las cosas desde otra prespectiva y ya no le doy tanta importancia a lo que no la tiene, una, porque no tengo tiempo para tonterías y otra porque realmente no merece la pena. No puedo contentar a todo el mundo, ni quiero, vamos. Por eso mi gran propósitos va a ser disfrutar de las cosas del día a día, de mi familia y de lo que realmente me haga sentir bien.

Retomar ciertos hábitos “saludables” que tengo un poco olvidados, aunque no me ponga a dieta y no vaya al gimnasio, creo que es  hora ya de que vuelva a “amigarme” con ciertas costumbre que con el paso del tiempo he dejado de lado. Mi objetivo en este sentido ya empieza por la mañana, en el desayuno: Eco, galletas y fruta. Sí, debo de ser la única menor de los 50 que desayuna con Eco, pero que le voy a hacer… No me gusta  el café y desayunar todos los días Colacao tampoco es muy bueno. A la comida y a la cena comer más pescado y verduras, y quitar las chucherías de la media mañana y la merienda. Esto en cuanto a la comida, pero también necesito moverme más. Aunque no vaya al gimnasio intentaré caminar más e ir a los sitios andando, es verdad que cuando Emma tenga un par de meses más ya me hará espabilar y me moveré más, pero mientras intentaré ir cogiendo ritmo jajaja.

Lista de buenas intenciones para 2016

¡Este año cumpliré mis propósitos sí o sí!

Si pretendemos que nuestros hijos adquieran unos buenos hábitos, debemos empezar dando buen ejemplo en casa. Si nos pasamos el día en pijama en el sofá sin hacer nada más, no podemos pretender que nuestros hijos se interesen por formar parte de un equipo o practicar algún deporte. Así pasa con otras cosas como la comida o la lectura. Si nuestros hijos no ven que en casa comemos verduras o fruta, no los van a comer ellos por que sí o si no nos ven leer e interesarnos por temas culturales es muy difícil que luego ellos cojan el hábito de leer. Por eso dar un buen ejemplo es fundamental cuando eres madre.

Por último, y no menos importante, este año me he propuesto el ser más ordenada, sí habéis leído bien, ordenada. A estas alturas de mi vida, como dicen las madres “me vino el sentidiño“, e intentaré mantener recogida la casa. Para ello empezaré con mi armario y la habitación. Bueno, esto ya llevo intentándolo desde hace unos meses, pero ahora sí o sí tengo que hacerlo. Así que mamá… ¡Va por ti! Deciros que el otro día se lo dije y casi me hace una fiesta, aunque sé que no da ni un duro por mí pero por lo menos me apoya jajaja.

Muchas de las buenas intenciones que nos marcamos para el año caen en saco roto y con el paso de los meses las vamos abandonando. Algunas ya ni las llegamos a empezar. Y cada año nuevo nos las volvemos a fijar como reto. Este año no quiero que me ocurra esto de nuevo y por eso cada tres mes más o menos voy a revisar todos mis buenos propósitos del 2016. Así que ya os iré como me va.

¿Cuáles son vuestra buenas intenciones para este año? ¿Ya habéis dejado alguna? Espero vuestros comentarios!!

Mucha suerte y ánimo con todos esos nuevos objetivos que queréis alcanzar durante este año 2016.

Deja un Comentario